Junto con la caries, las enfermedades periodontales, esto es, la gingivitis y la periodontitis, son dos de las patologías bucodentales con mayor incidencia. En este sentido, según la Encuesta de Salud Oral del Consejo General de Colegios de Dentistas de España de 2015, entre el 85% y el 94% de la población mayor de 35 años padece alguna afección relacionada con las encías. No obstante, a pesar de que la higiene bucodental adecuada y las visitas periódicas al dentista son fundamentales para prevenir y detectar a tiempo estas patologías, el 23% del censo, según la OCU, solo acude a la consulta ante un problema de gravedad.

La inflamación, el enrojecimiento e incluso el sangrado de las encías durante el cepillado son algunos de los indicios del desarrollo de la gingivitis. Si esta no es detectada a tiempo y tratada de forma pertinente, puede derivar en periodontitis, cuando se ven afectados los tejidos que rodean y dan soporte a las piezas dentales. Esta situación puede acabar, finalmente, con la pérdida de las piezas dentales afectadas.

En nuestra clínica dental en Zamora somos expertos en procedimientos de Periodoncia, gracias al trabajo y a la experiencia del Dr. Javier Fernández Doval. En este artículo, te ofrecemos algunos consejos de prevención para evitar que los tejidos gingivales se vean afectados y poder mantener unas encías sanas y rosadas.

¿Cuáles son las causas de las enfermedades periodontales?

Una higiene bucodental insuficiente o deficiente y el desarrollo de la placa bacteriana y del sarro acostumbran a ser, en muchas ocasiones, los motivos principales del desarrollo de la gingivitis. Sin embargo, existen otras situaciones que pueden agravar la situación:

  • El hábito tabáquico.
  • Algunas enfermedades, como, por ejemplo, la diabetes.
  • Cambios hormonales, como los que se producen durante el embarazo o la menopausia.
  • La ingesta de ciertos medicamentos.
  • Las malposiciones dentarias, que dificultan la higiene oral y producen, en ocasiones, la acumulación excesiva de placa bacteriana.

Consejos para evitar el desarrollo de la gingivitis

  • Sigue una rutina de higiene bucodental adecuada, basada en el cepillado diario y en el uso de complementos como el hilo dental y los cepillos interproximales. La limpieza de los espacios interdentales es fundamental para evitar la acumulación de restos de alimentos y el desarrollo de la placa.
  • Visita a tu dentista, como mínimo, una vez al año. De esta manera, ante los primeros indicios, el profesional podrá optar por los tratamientos más adecuados para frenar este proceso.
  • Evita, en todo caso, algunos malos hábitos, como, por ejemplo, el
  • Mantén una dieta sana y equilibrada que contemple todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para el organismo.

Si, desde hace algún tiempo, notas tus encías inflamadas, enrojecidas y sangrantes, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te ayudaremos a recuperar tu salud bucodental y tu calidad de vida.