Los tratamientos de Odontología Conservadora no solo evitan y previenen el desarrollo de patologías bucodentales de gravedad, sino que ayudan a mantener las piezas dentales originales en condiciones óptimas.

En este sentido, los procedimientos que llevamos a cabo en nuestra clínica dental en Zamora se centran en atender la cavidad oral, evitando, en la medida de lo posible, las extracciones dentarias. Gracias a estos, podemos tratar de forma exclusiva los tejidos dañados, sin que ello afecte al resto de la boca.

En este artículo, te explicamos cuáles son los tratamientos más destacados y todas sus ventajas para mantener de manera óptima la funcionalidad y la estética de la cavidad oral.

¿De qué se ocupa la Odontología Conservadora y cuáles son sus tratamientos?

La Odontología Conservadora se ocupa, principalmente, de los traumatismos dentales, la cobertura de caries poco profundas y de algunas malformaciones dentarias. Para ello, los tratamientos principales que realizamos en Clínica Integra pasan por las obturaciones o empastes y las endodoncias.

La obturación dental, o empaste, como comúnmente se conoce a este procedimiento, posibilita una eliminación de las caries en sus estadios más iniciales. Esto es, cuando este proceso infeccioso aún no ha dañado la pulpa del diente. Mediante un relleno con composite, la obturación permite recuperar la funcionalidad dental, así como la estética natural. Además, este tratamiento es fundamental para que la caries no avance y, de esta manera, se puedan prevenir dolores y complicaciones orales de mayor gravedad.

Así, la endodoncia, también conocida como tratamiento de conductos, por su parte, es un procedimiento que se lleva a cabo en piezas dentales afectadas por caries profundas. No obstante, existen otros factores que pueden provocar una pulpitis, como los traumatismos, la abrasión, la erosión o el desgaste de los dientes. Esta situación, en consecuencia, supone la inflamación y el daño irreversible del nervio. En este sentido, gracias a este tratamiento, se consigue eliminar, en parte o en su totalidad, la pulpa del diente y sellar el conducto.

Ventajas de la Odontología Conservadora

De esta forma, la aplicación de la Odontología Conservadora no solo implica la conservación de las piezas dentales originales, sino que, además, supone toda una serie de ventajas y beneficios adicionales:

  • La eliminación del dolor y de las complicaciones bucodentales que puede suponer la presencia de una caries.
  • La prevención del desarrollo de patologías orales de mayor gravedad, que pueden acabar, incluso, con la pérdida de dientes.
  • La recuperación de la funcionalidad y de la estética dental, sin tener que recurrir a procedimiento de Implantología o Prostodoncia.

No dejes pasar el tiempo y cuida siempre de la salud de tu boca y de tus encías. En nuestra clínica dental en Zamora, estaremos encantados de poder aconsejarte siempre que lo necesites. Pídenos cita y evaluaremos tu caso de forma personalizada.